November 26, 2022
Entrevistas Entrevistas Clásicas

Entrevista a Pedrito Guzmán

  • January 17, 2022
  • 15 min read
Entrevista a Pedrito Guzmán
Spread the love

 517 total views,  2 views today

…maestro del lente, vida campesina …con un don de gente increíble”

Mercedes Castillo

1. ¿Pedrito Guzmán, de donde te nace el amor  por la fotografía?

PG:

De niño creábamos escenas cinematográficas, con sábanas y lámparas de gas con tubo de vidrio simulando una pantalla gigante. Realmente fue un hecho fortuito, A los 11 años después de hacer mis tareas escolares, vendía piña y naranja pelada en la calle El Conde esquina Espaillat a una esquina de mi casa, también fui canillita (vendedor de periódicos y revistas, por lo que gané un premio del periódico el Caribe). De vez en cuando yo ponía una paletera  en la acera de La Curacao, que luego dejé para entrar al Estudio Fotográfico Molina, de don Domingo Guzmán Alba, padre del brillante fotógrafo Nelson Guzmán.  Entré como ayudante de limpieza, hacer mandados y recortar fotos 2×2 y ahí llegué de la mano del fotógrafo Carlos Francisco Acevedo. Así entré en el fascinante mundo del laboratorio fotográfico en blanco y negro de Don Domingo quien también me enseñó a retocar negativos (pocos fotógrafos de mi generación aprendieron esta técnica). Mi papá me regaló el dinero para mi primera cámara Canon Ftb QL. Se la compré a Frank Natera, fotoperiodista en la Revista Ahora!

Finalmente me dediqué al fotoperiodismo por esa necesidad imperiosa que late en lo más profundo del alma, contar historias de la realidad social a través de la fuerza narrativa de las imágenes fotográficas. Es decir, me dediqué realmente por vocación en el 1976 en el periódico El Nacional.

 2-MC.-¿Cuándo y dónde te iniciaste  en el mundo del fotoperiodismo dominicano?

PG; En el 1973 o 74 se publicó mi primera foto en el periódico El Sol de Santiago, donde trabajaba Carlos Fco. Acevedo. Ahí conocí a Jose Antonio Brea Peña, Radhamés Gómez Pepín, Bonaparte Gautreaux Piñeyro, Minerva Isa, Bienvenido Corominas Pepín, Juan José Ayuso, Victor Víctor, y a los fotógrafos Alfredo Freites, Alfredo Vásquez, Vinicio Valenzuela entre otros. Entré a trabajar formalmente en el fotoperiodismo en el año 1976 con 17 años en el periódico El Nacional de Ahora.

3. MC.-¿En cuales medios e instituciones ha laborado como fotoperiodista? y, también, ¿con cuáles personalidades ha trabajado?

PG: fundador de  El Nuevo Diario también trabajé en el vespertino El Nacional de Ahora! y el matutino Hoy.

He tenido el gran privilegio de trabajar al lado de Rafael Molina Morillo, Don Pepín Corripio Estrada, Radhamés Gómez Pepín, Juan Bolívar Díaz, Félix Gómez, Mario Álvarez Dugan, Manuel Rueda, Juan José Ayuso, Persio Maldonado, Quiterio Cedeño, Mercedes Castillo, Bonaparte Gauteaux Piñeyro, Milagros Ortíz Bosch, Luis González Fabra, Ramón Emilio Colombo, Margarita Marmolejos, Elsa Expósito, Magaly Pineda, Osvaldo Santana, Margarita Cordero, Ángel Barriuso, Marino Mendoza, Altagracia Salazar, Nelson Marte entre otros.

4. MC.-A tu juicio, ¿cuál es el aporte de la fotografía al periodismo?

PG: Creo que el gran aporte de la fotografía al periodismo es su complementación para darle esa fuerza combinada al cuerpo periodístico y porque a través de ella se registra como documento visual la memoria histórica de los pueblos en todas las manifestaciones de su quehacer político y sociocultural. La fotografía es la lectura visual que da una idea más directa al pueblo llano con menos capacidad de análisis textual.

5-MC.- ¿Cuál es tu percepción del ejercicio del fotoperiodismo en la Rep. Dom.? ¿Tienes sugerencias que hacer al respecto?

PG: Veo que el ejercicio del fotoperiodismo en el país y en el mundo sigue siendo un elemento esencial en el cuerpo noticioso en todas sus vertientes, ya sea en las ediciones impresas o en las versiones digitales.

Mi sugerencia para los foto-reporteros es mantenerse actualizado de todo lo que acontece en el mundo de la fotografía digital para brindar una buena labor. Ante todo yo diría que la herramienta principal del fotógrafo es el ojo, del que está detrás del visor de la cámara; educar la observación ya que esta te ayudará a evaluar la situación y captar el momento preciso. El encuadre, la composición, los ángulos, las perspectivas y la iluminación dentro de la escena, son técnicas que debemos dominar de tal modo que nos salga prácticamente como los reflejos condicionados. Esto nos ayudará seleccionar de forma interesante una acción o un plano específico dentro del fotograma y nos permite conjugar varios elementos de forma armónica que cuente una historia real y objetiva sin ningún tipo de manipulación de la realidad.

6.-MC.-¿Cuál es tu visión de la sociedad en estos momentos?

PG: Veo una sociedad en crisis, agobiada por una precaria subsistencia en su diario vivir, fruto de la corrupción desenfrenada en todos los estamentos de la sociedad y que está socavando todos los principios y valores de la inmensa mayoría del pueblo dominicano. El consumismo agresivo es el estandarte de los medios masivos de comunicación, generando una descomposición social sin precedentes en la sociedad.

7. MC.-¿Cuál es tu percepción del CDP en la actualidad?

PG: Veo a un CDP con buenas intenciones pero difusas, sin coherencia a los reglamentos y a los principios que le dieron origen como institución.

8.-MC: ¿Qué sugerencias le haría?

Le sugiero buscar el consenso de las otras fuerzas que convergen en el CDP y apoyarse en la Asamblea Nacional para realizar cualquier modificación de la ley 10-91 de lo contrario estarían actuando de espalda a la historia a los reglamentos y la membresía del CDP.

9.-MC.-¿Dónde naciste y creciste?

PG: Nací en Santo Domingo el 14 de mayo de 1959, soy de origen campesino, pues mis padres Pedro Guzmán y Estela Bencosme de las comunidades de Juan López abajo y de Villa Trina, mocanos de pura cepa.

10.-.MC.-¿Qué valor tiene la familia para ti y para la sociedad?

PG: La familia tiene un valor incalculable.  Es el núcleo familiar nuestra primera escuela, donde aprendemos los primeros hábitos afectivo, hábitos de higiene y alimenticios, religiosos, culturales. En la familia también aprendemos los valores de respeto, de buena conducta, el compromiso, la gratitud, la solidaridad. El valor de la familia está sustentado en la unión entre todos sus miembros a través del amor, la solidaridad y el respeto mutuo.

La familia es lo más importante e una sociedad. Cuando en un grupo familiar priman los buenos hábitos, valores y deberes y respeto a las reglas establecidas, estamos hablando de una familia educada. Si estos grupos familiares con este nivel de educación se multiplican, estamos creando una sociedad con una alta calidad de vida.

11. MC.- ¿Tienes algunas anécdotas que ofrecernos?

PG: Viví dos años en el campo con mis abuelos. Allí llevaba caramelos caseros a las pulperías, que hacían mis tías Lila y María en la pequeña comunidad de Juan López Abajo, Moca donde viví dos años con mis abuelos paternos. Allí cada día caminando a la escuela, conocí los secretos y el silencio del largo camino. Junto a mi abuelo Biro Guzmán y mi tío Chilín, tío Danche, tío Luis, tío Gelo (el mayor de todos) y los obreros agrícolas realicé bajo la inclemencia del sol o bajos  los interminables temporales de agua, las arduas  labores agrícolas: recoger café, sembrar y cosechar habichuelas, maní, plátano, yuca, batata, maíz, cobijar ranchos de cana, buscar nidos de gallinas perdidas en los cafetales. Con mi abuelo conocí las madrugadas bajo el canto de los gallos, las granizadas de los aguaceros campales, el lodo, el miedo a los truenos y relámpagos descomunales. Con mi abuelo  escuchaba en Radio Guarachita el “Perico Ripiao” (merengue típico dominicano) El Son cubano de Los compadres y los Matamoros,  las mejicanadas de Pedro Infante y de Jorge Negrete. A tía María (la más pequeña de las tías)  le gustaba Sandro y Rafael y las canciones de la Nueva Ola,  y la música sacra de los domingos. Después de tantas cosa buenas todavía no sé por qué tía Lila me echaba agua cuando me dormía en la hora del rezo de cada noche, desde entonces no me he reconciliado con la religión. El racismo de mi abuelo me enseñó a ser tolerante; una vez me dio una pela con una vara de tamarindo porque me encontró jugando bellugas con niños de color. Mi abuelo me llevaba en su caballo blanco a la barbería los domingos; me fascinaba la diversidad de colores de las botellas y sus olores a bayroon y romero para calmar la rasurada. Todavía guardo en mi memoria algunas tardes de mi abuelo leyendo el almanaque Bristol, conmigo y mi hermana Carmencita cada uno en una pierna, bajo la celosa mirada tuerta de ese  tigre en miniatura que era Mingo, su gato y fiel compañero. Las grandes sequías convocaban a todos los vecinos a procesiones de hora santa a San Isidro para que nos trajera agua, después había que pedirle a Dios para que parara los grandes temporales de aguas. Todavía guardo intacto en mi memoria la cocina techada de cana y sus  hornillas de barro y cal bajo el dominio absoluto de mi abuela y mi tía. De esa catedral de leña y humos salían como por arte de magia, los majaretes de mi abuela Berta y de tía Lila, los ponches mañaneros, la jalea de batata, las habichuelas con dulce, el plátano y el maíz asao.

Allí registré en mi olfato los fascinante olores del cilantro ancho o sabanero, el romero, el orégano, el té de limoncillo y de jengibre, aprendí a tostar café, el chocolate de agua hecho con bolas de chocolate casero y majarlo en el pilón, a saborear la leche pura de vaca con toda su nata, me enseñó el padre nuestro y a dormir en hamacas, a jalar agua del pozo, a quemar panales de avispas, el mangú de plátano nuevo o de yuca con manteca de puerco, allí conocí el caimito, la piña, la mandarina la grosella, el guineo maduro de la mata, el mango maracatón, la carambola, la champola de guanábana o la pulpa de tamarindo y el color y la frescura de la maravillosa sandía, las limonadas con azúcar prieta, aprendí a apreciar el hielo, la barquilla artesanal, conocí el sabor de la  miel en panales, a comer aguacate maduro caídos de la mata, las dulces naranjas peladas con las uñas bajo los naranjos, allí me picaron las primeras avispas, las chinchas, los piojos, los jejenes y los mosquitos, conocí las lámparas jumiadoras, allí me bañaba en los aguaceros. En algunas noches bajo la luz de la luna nos reuníamos para hacer cuentos llenos de aventuras, de rizas y misterios, también improvisábamos teatro con una sábana y una lámpara jumiadora. Mi tío Gelo araba con bueyes, de vez en cuando me iba sobre sus lentos pasos a solidarizarme con el eterno silencio de los bueyes y el grito negro de la negra tierra rota, allí aprendí a apreciar el paisaje verde grisáceo de la cordillera septentrional, en la distancia la veía como un inmenso dinosaurio petrificado en el tiempo, allí aprendí a conversar con la lluvia y con el viento. Así fue como todas estas primeras sensaciones de olores y colores caminos y distancias lejanas se petrificaron en mi memoria para renacer como un campesino mocano cargado de imágenes y de sueños.

————————————————————————————————————————————-

*Diversas personalidades comentan su trabajo y definen su personalidad

“Con una sonrisa franca y contagiosa siempre abierta en su rostro, Pedrito Guzmán ha vivido sumando a su talento natural una consagración permanente al estudio y al trabajo. Ha viajado por varios países, con su lente inquieto y escudriñador en busca de nuevos senderos.

La preocupación social de muchas de sus fotografías se proyecta con una técnica depurada y un gusto artístico pocas veces visto en nuestro país”.

Juan Bosch, escritor y político dominicano, premio nacional de literatura.

“Imágenes de la conciencia, del experimentado fotógrafo dominicano Pedro Guzmán. Las fotografías hechas en la noche con el faro iluminando en forma de cruz sobre el firmamento, son verdaderamente impresionantes por su gran belleza. En su exposición anterior logró el visto bueno de la crítica, estamos seguros que en ésta del faro a Colón obtendrá los mismos éxitos de crítica y público, el trabajo lo merece”.

Rosendo Sepúlveda, Agencia EFE.

Pedro Guzmán, cantor de la conciencia, de la cultura y la identidad. Son éstos los títulos que dignamente representan a este gran artista del lente, que tiene la sensibilidad de plasmar en imágenes el acontecer de un pueblo, tanto en sus obras, majestuosas, como en sus miserias, y legarlo a las presentes y las futuras generaciones.

Verónica Sanción, Directora del Centro de Arte Nicolás de Ovando.

Promotora Cultural.

*Excelente formación profesional en el mundo de la fotografía  y  amplio ejercicio profesional

*Reconocimientos y premios  recibidos.

www.flickr.com/photos/pedritoguzman

Estudios realizados: Apreciación cinematográfica, Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD (1981). Fotografía Documental, Escuela de Diseño de Altos de Chavón, La Romana (1983). Cine y Fotografía, Instituto de Desarrollo Humano (1985) Producción y Técnicas de Televisión, Instituto Cubano de Radio y Televisión, 1987/1988. Fotografía Digital, Asociación de Fotógrafos de Prensa.(2000). Diplomado Internacional de Fotoperiodismo, Instituto Internacional de Periodismo José Martí, La Habana, Cuba. Seminario Impacto Global de problemas medioambientales: The New York Times Institute of the Environment y Fundación Ecológica Punta Cana, 2007. Riesgos y ética en el periodismo, Sociedad InterAmericana de Prensa, 2007. Taller Somos Foto, patrocinado por World Press Photo y la Universidad de Miami, 2008. Fue escogido por el Programa de Becas por Curriculum de Latin American Program, fruto de su vasta experiencia curricular. The George Washington University (GWU) XII Seminario de Estrategias de Campañas Electorales titulado “Claves para una campaña exitosa. Principios y herramientas para el triunfo”.

Es miembro fundador del Colegio Dominicano de Periodistas y del Internacional Freelance Photographers Organization (IFPO). Asociación de Fotógrafos de Prensa. Fue corresponsal de guerra como Freelance en Centroamérica para varias agencias internacionales de noticias, entre ellas Univisión, Notimex y ANN, colobarando además con Prensa Latina y en producción de videos para la solidaridad internacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional, (FSLN) y Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). Ha trabajado para varios organismos internacionales: ONU, OEA, UNICEF, PNUD, Oxfam GB, Helvetas, y GTZ.

Sus trabajos han sido expuestos en las ciudades de Santo Domingo, Nueva York, Londres, París, Moscú, Caracas, Oxford, Nicaragua, El Salvador, Venezuela, Gibraltar, La Habana y en diversos eventos internacionales como: La Fete de L’Humanité en París, junto al pintor Silvano Lora, la Feria Internacional del Libro de Caracas, La Semana Dominicana en San Salvador, la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo.

En su país ha sido reconocido con varias distinciones, entre ellas el premio a la fotografía periodística del año, compartido con la destacada foto-reportero Francis Arias. Ganó el Gordo del año como fotógrafo still en producción de televisión. Fue reconocido por la Asociación de Fotógrafos de Prensa y por el Centro de Arte Nicolás de Ovando, fundado por Verónica Sención.

Premio periodístico del Club de Corresponsales de Prensa Extranjera. Junto al destacado periodista cubano Roger Ricardo Luis, recibe menciones en los premios Latinoamericanos de Periodismo y el Premio Nacional de Periodismo 26 de Julio de la Habana por el trabajo Niños Yunteros.

Ha sido jurado en varios concursos fotográficos. Sus trabajos han ilustrado libros, catálogos y afiches de politicos, escritores y artistas plásticos dominicanos y extranjeros como Juan Bosch, Oswaldo Guayasamín, Fidel Castro, Juan Luís Guerra y otros.

Ha producido trabajos para publicaciones como la guía turística de Codetel, las revistas Touring y Discovery Internacional, las páginas web de DR1 y el libro Aunt Clara’s Dominican Cookbook, y para dos álbumes educativos sobre los monumentos nacionales dominicanos.

Datos biográficos:

https://www.flickr.com/people/pedritoguzman/

Autor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *