June 25, 2022
Articulistas Artículo Opinión

Humanismo y Civismo

  • January 16, 2022
  • 4 min read
Humanismo y Civismo
Spread the love

 158 total views,  2 views today

 

Rafael Morla

 

 

Apostar por la igualdad social, batallar por elevar el nivel educativo, cultural y espiritual del pueblo dominicano, es contribuir a elevar el nivel de consciencia ciudadana, cívica y republicana de la nación.

 

Las humanidades, llamadas también ciencias del espíritu, cons- tituyen el alimento intelectual de personas que son o aspiran ser cultos, y participar de la vida cultural, social y política de la sociedad. En la actualidad, el auge tecnológico, el particularismo y el neoliberalismo, asociado con la pandemia del covid-19, representan los mayores peligros para el cultivo de un cuerpo íntegro de saberes y conocimientos que sean la expresión de una visión amplia, y totalizadora del ser humano.

Las humanidades atesoran las ideas más altas producidas por el ser humano a lo largo de su historia. El humanista, sujeto de las humanidades y guardián de la condición humana, coloca lo humano en el  centro de la vida económica, política y social, y trata de forjarle un nicho de dignidad y decoro, que haga de la existencia terrenal del “aquí y ahora” un acontecimiento bello y   trascendente, libre de toda forma de explotación, alienación, esclavitud, ignorancia, discriminación e injusticia.

Desde el discurso humanista se habla de desarrollo humano, en lugar de desarrollo económico, propio del neoliberalismo, res- ponsable de la gran deuda social existente con los más pobres de la República Domi- nicana. Apostar por la igualdad social, bata- llar por elevar el nivel educativo, cultural y espiritual del pueblo dominicano, es contribuir a elevar el nivel de consciencia ciudadana, cívica y republicana de la nación.

El cultivo del humanismo, particularmente la filosofía, su base espiritual e ideológica, ayuda a comprender la complejidad social des nuestros tiempos. En ese sentido conceptos fundamentales como igualdad, convivencia, libertad, responsa- bilidad, civismo, republicanismo, interculturalidad, multiculturalismo y fraternidad, no pueden ser comprendidos sin el concurso de la tradición humanística y filosófica.

Ser humano, ser persona, convivir y res- petar a los demás, al tiempo de participar activamente en la vida colectiva, en tanto somos parte de un “contrato social”, que nos hace signatarios  de derechos y deberes con el Estado y la nación, es la forma más levada de llevar a la práctica el ideal de ciudadanía y de civismo. ¿Qué vínculo hay entre humanismo y civismo?  El civismo es un humanismo referido a los asuntos de la ciudad, del Estado y la nación. En Sócrates de Atenas encontramos un modelo de civismo porque siempre asumió con responsabilidad sus obligaciones y compromisos para con la Ciudad, al extremo de respetar las leyes sabiendo que su condena era injusta.

Los ideales de ciudadanía, civismo y patriotismo van de las manos, pues, teniendo su especificidad, los tres suponen un acto de consciencia, de amor y respon sabilidad con los demás y consigo mismo. El ciudadano cuida la Ciudad, convive con los demás y respecta sus reglas, el civilista (como Ulises Francisco Espaillat), respeta y cuida las instituciones, la convivencia social y las leyes de su país, el patriota (Juan Pablo Duarte) ama la patria por encima de todo.

Mientras seamos seres humanos, estamos en deber de cultivar el humanismo, como base espiritual de un buen ideal de ciudadanía, civismo y patriotismo.  Ser mejores y contribuir con el ejemplo a un país y sociedad  donde convivir y respetar a los demás, sean parte de nuestra cotidianidad, constituyen asignaturas pendientes.

 

Fotos tomadas de Unsplash.

Autor

Leave a Reply

Your email address will not be published.