June 30, 2022
Articulistas Artículo Noticias

CIVISMO Y POLITICA, SALVESE QUIEN PUEDA

  • January 15, 2022
  • 5 min read
CIVISMO Y POLITICA,  SALVESE QUIEN PUEDA
Spread the love

 221 total views,  2 views today

 

Carlos Marquez

 

 

 

El civismo, no es más que la convivencia respetuosa con los demás, una forma de cumplir el supremo mandamiento contenido en la Biblia y que escribió Moisés en el Talmud, o Antiguo Testamento.

Me refiero a amar al prójimo, como a ti mismo.

 

Civismo y política, son dos conceptos que en las sociedades fluyen, como discurre el agua de un río sobre su cauce.

Ambos están umbilicalmente vinculados a la intrínseca existencia de los estados desde su origen remoto, cuando en Europa y gran parte de Asia empezó a disolverse la comunidad primitiva.

Esa relación, política-civismo fue y sigue siendo propia de colectivos que dejaron atrás el reino de la animalidad para incursionar e interactuar como seres humanos en sociedad.

Es que la aparición de las tribus y los clanes, donde innegablemente había distribución del trabajo y costumbres que regían la interacción, implicaban normas civilistas primarias y la práctica política que también, primariamente, organizaba el trabajo y la distribución de los bienes comestibles que se producían o se arrebataban a la naturaleza. Esto, sin mencionar quienes iban o no, a la guerra.

El civismo, no es más que la convivencia respetuosa con los demás, una forma de cumplir el supremo mandamiento contenido en la Biblia y que escribió Moisés en el Talmud, o Anti- guo Testamento.

Me refiero a amar al prójimo, como a ti mismo.

Puedo decir que ese principio moral, del que se derivan el respeto al derecho ajeno, esbozado por el inmenso Benito Juárez, y la prudencia en el trato con tus semejantes, data de unos tres milenios y, empieza a reivindicarse en realidad con parte de los principios que le dieron origen a la Revolucion Inglesa de 1688, con la Guerra de independencia de los Estados Unidos y luego con la Revolución Francesa.

La Revolucion Inglesa obligo a la momarquia gobernante a concederle representacion parlamentaria a la burguesia, cuya emergencia ya era incontenible con sus ideas liberales.

En cuanto a la independencia de Estados Unidos, digo que en parte de los principios de la Revolucion Inglesa porque la verdad es, que en el manifiesto que la declara, los derechos civiles, o cívicos, eran exclusivos del hombre blanco.

Para los hombres y mujeres negros que eran esclavos, no se concibieron derechos civiles, entonces.

En cuanto a la Revolución Francesa, también fundamentada en las obras de John Locke y Thomas Hobbes, Ensayos sobre Derechos Civiles, Contrato Social y Leviatán; estos textos, constituyen un rompimiento con la visión monárquica del origen divino del po- der político y un nuevo contrato social.

Aquella Revolución Francesa, abordó el tema de los derechos indivi- duales, con una visión más amplia y abarcadora que la que se verifica en la Declaración de Independencia de la patria de los hermanos Adams.

En pocas palabras, la actuación civilista de respeto a tus semejantes vie- ne dada con la humanización del ser y se eleva de categoría en la medida que la necesidad lleva los seres a ha- cer conciencia de que el aprendizaje y la enseñanza se fusionen a traves de politicas gubernamentales que permitan ir logrando los niveles de perfección que requieren los pueblos para sobrevivir.

Las leyes que Moises plamó  en piedras y luego las politicas que trajeron al planeta el liberalismo ideologico referido, contribuyeron con la porcion de civilismo que aun persiste.

Convencido estoy, de que esos textos ayudaron a organizar el pen- samiento social de los hombres y mujeres, cuya conducta cívica se torna imprescindible moderar, por lo que no solo hay que practicarla, hace falta enseñarla, y se enseña a partir de políticas públicas.

De ese modo, porque la política, que es todo lo que tiene que ver con los asuntos del Estado, es responsable del destino de los integrantes de una sociedad, la política ordena, divide, estructura geograficamente, en materia productiva, judicial, deportiva, economica, educativa, arquitectonicamente, entre otras, a las sociedades.

Sin embargo, el Estado, que es la máxima organización de la política, en los últimos 40 años, a partir de que los paises hegemónicos de nuestra tierra impusieron del modelo de desarrollo Neoliberal, la mayoría de los gobiernos liberalizaron la educación y, entonces, en muy pocas naciones se imparte Moral y Cívica.

Entonces, se acaba la reciprocidad, la relación umbilical entre Política y Civismo. Esto significa que no existe política educativa estatal que norme la conducta cotidiana de los ciudadanos y ciudadanas; por lo que, al momento de esos ciudadanos incursio- nar en política, lo hacen con un criterio primitivo y salvaje, desnudos de toda ética, en un escenario de todos, contra todos y sálvese, quien pueda.

De ahí que, en la actualidad en tie- rra dominicana nos topamos con la amarga realidad de que se cuentan con los dedos los políticos regidos por principios éticos, cuyo accionar se des- taque por su civismo.

Autor

Leave a Reply

Your email address will not be published.