August 6, 2022
Artículo Posts Más Recientes - Widget

Civismo y Educación en la escuela dominicana

  • January 15, 2022
  • 4 min read
Civismo y Educación  en la escuela dominicana
Spread the love

 380 total views,  8 views today

 

 

Por Raúl Hernández

 

 

En un video que se hizo viral en las redes sociales en los primeros días de diciembre de 2021, reproducido por miles de usua- rios en las plataformas digitales de los medios de comunicación tradicionales, pudimos ser testigos no presenciales del momento en que una niña fue rescatada por un joven repartidor y el dueño de un colmado que opera en los alrededores del parque Mirador Sur de la capital dominicana.

En un reportaje publicado en uno de los periódicos de circulación nacional se describen los detalles del hecho, entre los cuales debemos resaltar la causa de la situación que puso en riesgo la vida de esa niña: el robo de la tapa del imbornal por desaprensivos a quienes poco les importa el daño que pueden provocar sus acciones. Se trata de una práctica recurrente que, además de poner en riesgo la vida de personas como lo sucedido con esa niña, ha implicado durante años una carga onerosa para el Estado.

En diciembre de 2015, en el muni- cipio Gurabo de Santiago desconocidos se robaron todas las tapas metálicas del alcantarillado de las calles y aceras del sector, provocando inconvenientes a conductores de vehículos y transeúntes que transitan por esas vías de comunicación. De acuerdo con declaraciones ofrecidas por lugareños al medio de comunicación, los ladrones cometieron el hecho inmediatamente después de que las tapas fueron colocadas por la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan), institución que junto a la Alcaldía de Santiago han tenido que invertir millones de pesos para reponer las tapas metálicas sustraídas.

Esas acciones que ponen en riesgo la vida de personas y afectan de manera negativa las actividades cotidianas de los demás ocurren en una sociedad donde sujetos carentes de valores no respetan el bien común, como sucede con funcionarios civiles y militares, al igual que individuos acusados de corrupción por hacer negocios ilícitos en perjuicio del Estado dominicano que, en algunos casos, han sido destituidos y otros sometidos a la acción de la justicia.

Todos los días vemos que los medios de comunicación como las redes sociales divulgan informaciones relacionadas con hechos contrarios a la moral y las buenas costumbres, lo cual nos lleva a preguntarnos ¿por qué suceden estas cosas con tanta frecuencia? ¿qué está provocando todo esto? Quizás nadie tenga todas las respuestas a esas interrogantes, pero si hay algo que debe quedar claro y es que se trata de acciones que tienen algo en común: son hechos cometidos por personas carentes de valores.

Ahora bien, ¿dónde el individuo aprende lo que son los valores? la res- puesta obvia es que la fuente de ese aprendizaje es la familia, partiendo de lo que se ha dicho siempre en el sentido de que se trata de la célula o unidad básica de la sociedad y es ahí, como muy bien ha dicho Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, “En la casa se aprende a: saludar, dar las gracias, ser limpio, ser honesto, ser puntual, ser correcto, hablar bien, no decir groserías, respetar a los semejantes y a los no tan semejantes, ser solidarios, comer con la boca cerrada, no robar, no mentir, cuidar la propiedad y la propiedad ajena, ser organizado. En la escuela se aprende: matemáticas, lenguaje, ciencias, estudios sociales, inglés, geometría y se refuerzan los valores que los padres y las madres han inculcado a sus hijos.”

Es importante resaltar eso último de lo dicho por el expresidente Pepe Mujica cuando refiere que en la Escuela “… se refuerzan los valores que los padres y las madres han inculcado a sus hijos”. De ahí se desprende que el tema de los Valores constituye una responsabilidad tripartita que tiene lugar entre el individuo, la fami- lia y la Escuela.

Desde sus primeros pasos, el indivi- duo es guiado por sus padres, los abuelos o cualquier miembro de la familia quienes asumen la responsabilidad de criarlo cuando surge cualquier situación ineludible ante la ausencia total o parcial de los progenitores. En esa primera etapa de nuestras vidas recibimos las instrucciones de las que habla Pepe Mujica, las cuales son o deben ser reforzadas por la Escuela, donde se complementa todo el esfuerzo que se hace en aras de la educación de los niños y las niñas de hoy que mañana serán adolescentes y después los futuros ciudadanos del país.Proima parte en la siguiente edición.

 

Fotos tomadas de Unsplash.

Autor

Leave a Reply

Your email address will not be published.